sábado, 28 de diciembre de 2013

Reclamar al seguro

Es posible que como asegurado alguna vez te hayas visto en la tesitura de reclamar al seguro. Cuando el servicio prestado por la aseguradora no cumple lo que nos corresponde por la póliza, o en situaciones en las que no estemos satisfechos con la atención de nuestra empresa de seguros, debemos reclamar.
La mayoría de nosotros podemos pensar que reclamar a una aseguradora es un proceso engorroso y largo. Esta opinión viene dada de la idea general de que para reclamar algo hay que ir ante un juez. Esto no tiene que ser necesario si sabemos los pasos y las pautas a seguir en caso de querer reclamar al seguro.
En primer lugar animaros a que os quejéis y reclaméis lo que por contrato os corresponda, no tengáis miedo a reclamar nunca.


¿Cómo debo reclamar al seguro?

En primer lugar deberíamos ponernos en contacto con el número de atención al cliente de nuestra aseguradora. Creo que todos los que hemos llamado a un número de atención al cliente, bien sea al seguro o a una compañía telefónica, nos hemos sentido de la misma manera: "me han toreado y no me han arreglado absolutamente nada".

Aunque ya sabemos cual va a ser el resultado de llamar al numero de atención al cliente de nuestra aseguradora, debemos agotar esta vía antes de pasar a tomar las siguientes medidas.

Una vez agotado el intento de que nos lo solucione el número de atención al cliente y siendo infructuoso el intento, deberemos pasar a temas más serios. Las opciones para reclamar al seguro son las siguientes:

1-Las hojas de reclamaciones: Las aseguradoras son empresas de servicios y como tal, están obligadas a facilitar hojas de reclamación a sus clientes. La Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios (Reformada por el Real Decreto Legislativo 1/2007) obliga a las aseguradoras a tener hojas de reclamaciones a disposición de sus clientes como empresas que prestan servicios. No lo olvides, tú pagas un servicio y la aseguradora debe ser responsable del servicio que presta. Es posible que la compañía de seguros no sepa que ese servicio se presta defectuosamente, y gracias a tu reclamación se solucione rápidamente.

Si optas por esta opción, debes tener claro que te deben hacer entrega de una copia sellada, con la que deberás acudir a la oficina de consumo para terminar de formalizar la reclamación.

2- Presentar un escrito ante el Defensor de Asegurado:  este paso número dos es el que yo os recomiendo que sigáis en caso de que el contacto con el número de atención al cliente haya sido infructuoso. Deberéis realizar un escrito vosotros mismos en el que deberán constar una serie de datos (aquí os dejo varios modelos dependiendo de que el seguro sea seguro de coche, seguro de hogar, seguro de moto,...).

Una vez realizado el escrito deberéis presentarlo en el registro de la compañía o su recepción. Suelen encontrarse en las sedes sociales de las aseguradoras. Importante ir con dos copias, una para vosotros (donde os estamparan un sello con la fecha de entrada) y otra para ellos. Es importante que nos sellen la copia, ya que si pasados dos meses desde que entregamos el escrito en la aseguradora nos nos han contestado, podremos ir a la tercera vía (arbitral). Es importantísimo pasar por esta fase para ir a la tercera vía.

Si la sede social se encuentra en otra ciudad distinta a la tuya, deberás mandarla por Burofax de Correos.

3-Reclamación ante la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones: Si pasados los dos meses no se nos ha contestado o la contestación por parte de la aseguradora no es la que creemos justamente merecer, deberemos dirigir un escrito a la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones, donde nos solicitaran toda la documentación necesaria para terminar de reclamar a nuestro seguro.

Todos estos pasos son gratuitos para nosotros y antes de pensar en la vía judicial a la hora de reclamar al seguro deberíamos intentar estas otras opciones.


A modo de coletilla final, recordarte que por muy barato que sea el seguro de tu coche, seguro de hogar, seguro de salud,...tienes unos derecho que te son inquebrantables, como si hubieras contratado el seguro más caro.

Te repito, siempre reclama. Tu pagas y ellos deben responder por la prestación defectuosa de su servicio. Si no lo prestan como deben, la empresa aseguradora deberá resarcirte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.