sábado, 28 de diciembre de 2013

Cómo elegir el mejor seguro de coche

Sea tu primer seguro o bien te encuentres en periodo de renovación, quieras uno o no quieras tendrás que contratar una póliza de responsabilidad civil para tu vehículo. Estar familiarizado con una serie de conceptos nos puede ahorrar un dinero importante a la hora de contratar un seguro o renovar el seguro de nuestro vehículo. Plantearse una serie de cuestiones sobre el seguro del coche que vamos a contratar es una de esas decisiones que no podemos dejar para el último día.




¿Contratar un seguro a terceros o a todo riesgo?


Estos dos términos nos son conocidos a casi todos a la hora de hablar de seguros de coche, pero conviene tener un poco más claro el concepto para poder elegir mejor la opción de seguro que mejor se adapte a nuestras necesidades. 

Las pólizas a terceros (el mínimo imprescindible que nos obliga la ley a contratar, que buscan resarcir el daño a un tercero) y las pólizas a todo riesgo (que nos cubren también los daños propios) difieren entre ellas en una serie de mejoras escalonadas (que incluya las lunas, ocupantes, robo del vehículo, incendio,...) que siempre cubrirán el mínimo establecido por ley para la responsabilidad civil que pueda derivar de los daños ocasionados en otros conductores, peatones o bienes.

Una opción intermedia son los seguros de coche a todo riesgo con franquicia. Estos seguros, funcionan como seguro a terceros hasta ciertos baremos de desperfectos en el propio vehículo. Para hacerse una idea pondremos un sencillo ejemplo:

Si tenemos, contratado un seguro a todo riesgo con franquicia que cubra 600 euros, y colisionamos con otro vehículo produciendo 1000 euros en desperfectos a nuestro vehículo, nuestro seguro cubrirá esos 600 euros iniciales y los 400 euros restantes los pagaremos nosotros.
Estos tipos de seguros de coche permiten un ahorro a corto plazo pues la cuota disminuye, pero en caso de siniestro podemos encontrarnos con que nos toca poner un dinero del quizá no dispongamos.

En la elección de un tipo de cobertura u otra, tenemos que tener claro si podemos hacer frente al riesgo eventual de tener que pagar de nuestro bolsillo el resto de dinero. No debemos dejarnos engañar por los precios. Si un seguro es muy barato y tiene poca cobertura, muy seguramente nos saldrá caro a largo plazo. Siempre es mejor contratar una póliza con una mejor cobertura y un precio un poco más elevado, que asumir nosotros el riesgo y los posibles gastos por desperfectos.

¿Qué compañía de seguros elegir?


Las aseguradoras de coches procuran captar clientes o mantener los que ya tienen a base de bonificaciones, promociones, premios, variaciones por razón de edad, del color del coche, partes presentados etc...no es una decisión fácil tal y como se encuentra el mercado asegurador en la actualidad.

Muchas veces, al igual que pasa con el mercado de telefonía móvil o Internet, la oferta es tan amplia y tan dispar que el consumidor piensa que ni tiene tiempo ni ganas de ponerse a cambiar el seguro. Estos pequeños "actos de pereza" nos están sacando euros del bolsillo sin darnos cuenta.

Los comparadores de seguros.

Merece la pena comparar seguros y coberturas. Un consumidor informado es capaz de tomar mejores decisiones a la hora de adquirir un producto como los seguros de coche. Actualmente existe bastantes "comparadores de seguros" a nuestro alcance, que facilitan un primer acercamiento para conocer las condiciones de nuestro futuro seguro de coche.

No obstante, desde este blog os recomendamos que toméis esas ofertas como una información más a la hora de analizar vuestras opciones. Una buena manera de utilizar estas herramientas de búsqueda es realizar una primera valoración de los ofertas que se nos ofrecen en función de nuestras necesidades y después ir una a una analizando en cada aseguradora esos precios y esas coberturas.

Si te has decidido por un seguro en particular acude a la oficina de la aseguradora y pregunta al agente de seguros, te atenderán encantados y podrás disipar todas las dudas que puedas tener.

Las aseguradoras que ya conocemos.


Los seres humanos basamos nuestras tomas de decisiones en base a una serie de procesos de los que no somos conscientes la mayoría de las veces, en este caso si podemos ser conscientes de uno de uno de esos procesos: la experiencia pasada o cercana.

Si vas a contratar un seguro de coche te recomendamos que preguntes a tu circulo cercano sobre la experiencia con una u otra aseguradora, ellos no te quieren vender un seguro así que su opinión esta libre de ser parcial.

Nuestra experiencia previa es también fundamental, no renueves con una compañía que te dejo tirado por muy buena que sea su oferta o por muchas promesas que te hagan. No obstante si ya tienes una serie de seguros contratados con alguna compañía (hogar, profesional, mascotas,...) sería interesante que hablaras con ellos y les preguntaras por sus campañas de fidelización de clientes. Si ya estas en una aseguradora, el agente podrá hacerte mejores ofertas para tu seguro de coche.

¿Qué coberturas contrato en mi seguro?

Sin duda este punto es el que más puede abaratar o encarecer mi futuro seguro de coche, tomar una decisión basa en los riesgos reales y no "sobreasegurar" es el punto más importante y el que más nos cuesta analizar.

¿Debería contratar un seguro a todo riesgo para un coche de más de cinco años?, rotundamente, no. La mayoría de los automóviles españoles pertenecen a la gama media y pierden valor muy rápido. Según pasa el tiempo tu coche pierde valor en los baremos de las aseguradoras y poco a poco comenzaran a ser más reticentes a aceptar reparar los posibles daños causados.

¿Debería incluir las lunas en mi seguro?, seguramente, sí. Los daños a las lunas pueden ser causados por infinidad de factores (pequeños impactos, vandalismo,...) y no siempre vamos a necesitar un cambio de luna. las aseguradoras nos ofrecerán una solución que a ellos les saldrá rentable por sus acuerdos específicos con talleres expertos en lunas. 


No obstante, la póliza de seguro de coche se renueva anualmente, en caso de haber tomado una mala decisión podremos enmendar el error al año siguiente. No hemos contratado una hipoteca, sino un producto anual. El siguiente año habremos aprendido de nuestros errores y seremos más cautos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.